Ristorante A vÁnvera; Italia en el corazón de Madrid.

Hacia tiempo que teníamos ganas de visitar, en nuestro paso por Madrid, alguno de los muchos y variados restaurantes italianos que podemos encontrar en la capital. No en vano, Madrid tiene su propia little Italy, exenta de mafiosos comiendo manzanas por las calles, pero donde disfrutar de los placeres gastronómicos de la Bella Italia. Esta little Italy esta concretamente en Camberí, y se organiza, en torno a la Scuola Italiana di Madrid y al propio consulado del país transalpino, y donde podemos encontrar desde escuelas de cocina como Accademia del Gusto, o librerías italianas, a tiendas gourment y de alimentación como Mercato Italiano, El Venecian o Lauricca, heladerías, como la Gelateria Italiana o Zúccaru y un buen puñado de trattorias como Forneria Ballaró, Trattoria Manzoni, Fratelli Figurato, Da Giuseppina, Il Pastaio, y la protagonista de nuestra visita, A vÁnvera, a cuya cabeza se encuentra el chef Luigi Bertaccini, gran referente de esta cocina en la capital junto al popular Andrea Tumbarello del restaurante Don Giovanni.

El restaurante A vÁnvera se encuentra en la Calle de Zurbano, 85, y no es un local muy grande. Dispone de unas cuantas mesas interiores y de una amplia terraza cubierta en su exterior. Su carta, que podéis consultar en su web, esta llena de sugerentes propuestas, desde entrantes, pizzas o pastas, a lasañas y carnes.

Pude probar un montón de cosas, empezando por un entrante típico de la Romagna, la Piadina Porchetta, un pan plano con carne de cerdo deshuesada asada al horno. Continuamos con unos espagueti a la carbonara auténticos, sin nata ni nada por el estilo, con su parmesano, su huevo y su panceta; un sabor fantástico y terminado en la mesa con el toque de pimienta negra. Seguimos con los tagliatelle con mantequilla y trufa, servida y rallada en la mesa, abundante y sabor intenso, imprescindible para los amantes de este hongo. Si esto fuera poco, tenemos la lasagna de boletus, realmente deliciosa, con un intenso sabor, muy bueno, con su queso y su bechamel. Seguimos con los ravioli de requesón y espinacas, deliciosos con un toque de salvia fantástico. Para terminar la pizza contadina con queso Burrata, rúcula y jamón de Parma. Masa fina tipo romagna y sabor realmente delicioso.

De postre pedimos tres para poder compartir entre todos. Empezamos con el tiramisú, suave y cremoso, muy bueno, la morcilla de chocolate, un trampantojo que visualmente parece una morcilla pero es de chocolate con frutos secos y acompañado de helado de vainilla, y por último el que a mi personalmente más me gusto, la torrija de panettone, donde destaca el sabor de panettone pero con la cremosidad y jugosidad de una torrija, realmente bueno. Para beber nos recomendaron un tinto de Cerdeña, un Cannonau di Sardegna I Fiori realmente rico.

El precio junto con una focaccia para mojar :), y con tres cortados no llegó a 33 € por cabeza, precio más que razonable y una relación calidad, precio buena.

Como veis la oferta en Madrid, es interminable y el abanico de posibilidades son infinitas, para disfrutar de la cocina calabresa o siciliana, las pizzas más clásicas o propuestas más creativas, incluso aprender a hacerlo en casa con productos de primera calidad y traídos de la propia Italia.

Si amas Italia y vives o pasas por Madrid, Chamberí es tu destino gastronómico.

Referencias:


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s