De pinchos y tapas por Valladolid

Hoy nos alejamos de nuestra quería patria querida y nos acercamos a Valladolid, donde comimos de pinchos por el centro. En toda la zona que rodea la plaza Mayor y la catedral, podemos encontrar multitud de sitios. Aquí os acercamos algunos de ellos.

La primera parada fue el restaurante Jero en la calle Correos 11, en boca de sus propietarios, gastronomía en miniatura. En este pudimos probar, cecina con manzana boletus y roquefort, foie con PX, rollito de cecina con membrillo, emmental, y cebolla caramelizada, mini hamburguesa y montadito de solomillo con foie. Todos ellos fabulosos. El local no es muy grande, pero si  no vas a la hora punta puedes hacerte un hueco. Tiene una barra en el exterior para los fumadores y poco frioleros, y dispone también de restaurante. Está muy bien decorado y tienes muchos pinchos para elegir, muchos de ellos en la barra para poder comer con la vista. La mayoría de ellos son tipo montadito, con base de pan y con nombres originales, como Zapatero, Messi, Misión Imposible,… .

A continuación nos acercamos a la parrilla Vinotinto, en la calle Campanas 4. Un restaurante con amplios comedores, terraza y una zona de pinchoteo para estar de pie bastante amplia. En este tomamos un pincho de ventresca, tosta de cecina, unos huevos matanceros con jijas y un pincho de lechazo a la parrilla. Todo bien, pero nada especial. Tiene una amplia carta de vinos y de raciones de embutido, morcilla, revuelto de bacalao, quesos, etc…  Los precios oscilan desde los 1,50 a las raciones de 4,50 y más.

Por último nos acercamos Los Zagales, un restaurante con muy buena pinta, buena decoración y una amplia terraza con calentadores. Aquí pudimos disfrutar de varios pinchos creativos, el primero el Tigretostón, pan negro, relleno de crema de queso y cebolla roja confitada, morcilla y tostón.  Como podéis ver en la foto, con una presentación original y delicioso, recordando los ingredientes del Trigretón. Fue el ganador del concurso nacional de tapas y pinchos de 2010. El otro es el Breadbag, baguetina brava de calamares recién hecha y envase comestible, homenaje, al local familiar que está al lado, conocido por el bocata de calamares, con alioli. También rico y original, y segundo premio en el concurso nacional de tapas 2011. Por último el Tierra Mar Aire, tapa más vanguardista del Concurso Nacional de tapas 2006, entre otros, y consiste en una  combinación en un pequeño frasco, de vino verdejo sobre el que se coloca un vasito con un chipirón relleno de espárragos, cocochas de bacalao, pimiento de piquillo. Al servirse se vierte sobre el verdejo un trozo de hielo seco que calienta el chipirón con una fumata blanca que sirve de transmisor del vino al chipirón. Otros conocido pincho es Obama en la casa blanca, el Mc Churro, el jabón de Pato,…. Pinchos de alta calidad y ganadores de varios premisos, sirven de reclamo para este establecimiento. Los precios no son muy baratos, sobretodo en terraza, pero merece la pena visitarlo en cualquier ruta de pincheo por Valladolid. Los precios rodan desde los 2,75 a más de 3, pero teníamos servicio de camarero en la terraza, lo que encarece bastante.

Como veis por la muestra que os presentamos, Valladolid, encierra muchos rincones en los que poder disfrutar de los más tradicionales tapas, hasta de las más vanguardistas. Si visitais la ciudad, merece una visita.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s