Restaurante Pinocchio Gijón

No es la primera vez que comentamos el éxito que suelen tener los restaurantes italianos en Gijón y la gran cantidad de ellos que podemos disfrutar. Pues hoy os hablamos de una de la últimas incorporaciones al catálogo local, el restaurante Pinocchio, situado en la calle Rodríguez San Pedro 20, en pleno puerto deportivo de la ciudad y junto al local de ocio La Buena Vida.

Este restaurante pertenece al grupo empresarial propietario de restaurantes como La Tonada, Pura Vida, Boccalino, entre otros.

El local dispone de una zona de terraza cubierta muy amplia y un comedor interior con una decoración muy cuidada. Muy iluminado y con vistas al espigón de la playa de Poniente.

Carta amplia con entrantes donde la presencia de antipasti me llama la atención, salvo por la mortadela de Bolonia y el provolone, y los panes típicos como la focaccia, el pan de ajo o los grisines. Tenemos también ensaladas, pastas, lasañas, alguna carne, Bacalao, arroces (riso, que no risottos ojo) y pizzas en horno de leña. También tiene una sección para niños con los platos más típicos que suelen pedir. Me llama la atención la mezcla de español e italiano que tiene la carta, no se si una mezcla sutil para que la gente lo entienda pero que suene a italiano, con palabras como Vinos d´España y al lado Vini d´Italia, o en los propios italianos indicar bianchi y en el apartado españoles blancos… serán cosas de diseñadores.

Para empezar y gentileza de la casa nos pusieron un poco de mantequilla con unos trocitos de pan que no nos dio para comer uno por cabeza. Cuando llegó el pan que pedimos ya pude probarlo y realmente estaba buena. Para comer pedí un riso nero con langostinos y alioli. Realmente un arroz negro de toda la vida, correcto, bien de sabor, pero nada del otro mundo. De otros platos que se pidieron pude probar la pizza con jamón, con una elaboración bastante típica, con el jamón por encima una vez hecha, y la masa rica. También los Spaghetti a la carbonara tradicional con pecorino romano y guanciale, que en principio puedes deducir que, si los hacen con pecorino y guanciale serán los de verdad con huevo, pero nada más alejado de la realidad. Estos spaghetti no vieron un huevo en su vida, podrían llamarlos spaghetti carbonada. Y los gnocchi con crema de cuatro quesos y apio dulce encurtido, bastante flojos de sabor, esperando el intenso sabor de los cuatro quesos, estos están muy rebajados.

En cuanto a los postres, pedí el Bosque Pinocchio de chocolate. Nada del otro mundo para el precio que tiene, nada más y nada menos que 7 euros. El tiramisú, nada que ver con lo que ha de ser un tiramisú. Ausencia total de sabor a café o a licor y el mascarpone flojísimo.

Para beber un afrutado y rico Borgobruno, blanco de Toscana y agua.

Atención buena y el precio medio por persona de unos 20 €. Como veis no es muy caro, pero la cocina no acompaña al espacio, y personalmente me esperaba mucho más.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s