Restaurante Torrontegui, Albandi

Hoy nos acercamos hasta el Restaurante Torrontegui, en la antigua carretera de Gijón a Candás, en la localidad de Albandi.

Se trata de todo un clásico. No se si habrá vivido momentos de mayor esplendor que los actuales, o por lo menos de mayor fama, pero se trata de una de esos restaurantes por los que parece que no pasa el tiempo, en el que vayas cuando vayas sabes que la respuesta va a ser la misma y donde hay poco margen para el riesgo. Tiene una decoración clásica que escandalizaría al diseñador de interiores de cualquier restaurante que montásemos hoy en día, y todo me recordaba a otra época. En su carta hay clásicos que parecen de otro tiempo y que cuesta encontrar hoy en día en las cartas de los restaurantes, como ver un apartado de entradas frías y otro para calientes, o sopa de marisco y tarta al whisky, platos tan representativos delos felices años 80 y 90. Que nadie interprete todo esto como algo malo, ni mucho menos, simplemente me llama la atención que en un tiempo en la que nos hemos subido al barco de los gastrobares, la decoración vintage y hemos inflado cientos de burbujas gastronómicas, aun existan sitios como Torrontegui, donde parece que todas estas modas no van con ellos.

Tiene sidrería con parrilla y asador, lo que le da una amplitud de carta bastante grande aunque siempre ha destacado por una de sus especialidades, el cordero a la estaca y las parrillas de carne.

En nuestra visita pude probar las croquetas y los calamares, correctos, nada del otro mundo, pero bien. De platos por antojo tomamos callos y cordero. Los callos estaban bien, en cazuela de barro y acompañados de patatas. El cordero lo sirven troceado y estaba también bastante correcto. Realmente no es un sitio que destaque en nada, pero siempre que fui comí correctamente.

El servicio fue rápido en todo momento y bastante amables, con detalles como esperar a traer la comida a una madre hasta que terminara de dar de comer a un hijo. Detalles que se valoran y agradecen.

Dispone de aparcamiento y de una amplia zona infantil con prao para que corran y desfoguen los críos, además de contar en verano con una cama elástica y un inflable (a esta moda si sucumbieron) lo cual esta muy bien para disfrutar de una sobremesa más tranquila tomando algo en la terraza exterior.

De postre, algunos helados, y casero el  brownie y la tarta de queso tipo flan, ambos bastante buenos, si bien el brownie merecía una presentación un poco mejor (siento no tener foto) De beber tomamos barias botellas de agua y una botella de vino D.O. Rioja, Sierra Cantabria, crianza de 2013, bastante bueno. En cuanto al precio, tenéis en su web la carta con todos ellos indicados.

Si queréis comer cordero es bueno que reservéis con antelación para aseguraros que tienen.

En general la impresión es buena, aunque es cierto que es un sitio que tiene un margen de mejora amplio. Para mi un tres lametones.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s