Un coctel como los de antes; Old Fashioned

Hoy nos unimos a uno de esos días internacionales que se celebran a lo largo del año, y que nos recuerdan infinidad de cosas, desde el día del soltero al día de la croqueta. Para los que no lo sabéis en torno al 1 y el 10 de noviembre se celebra la semana del Old Fashioned, una semana dedicada al padre de todos los cocteles, al más antiguo y más clásico, vamos, el de toda la vida; el Old Fashioned. Se trata de una mezcla clásica de coctelería, un destilado, azúcar, agua y un amargo, donde lo más común es usar ron, brandy o whiskey, aunque sin lugar a dudas el más famoso es el elaborado con bourbon.

 

Su nombre significa, literalmente, “pasado de moda”, aunque quizás su traducción más acorde seria “a la antigua usanza” si bien es cierto que en los últimos años está viviendo una renovada juventud entre los amantes de la coctelería. Hemos logrado superar los populosos mojitos, caipiriñas y piñas coladas y los más aficionados, desean ahondar más en el apasionante mundo de la coctelería, quien sabe si cautivados por series como Mad Men y su protagonista, Don Draper, encarnación de lo que es un Old Fashioned.

De su origen podemos decir que a finales del XIX, ocurría un poco lo mismo que ocurre hoy en día, y que seguramente ocurrirá siempre; los más modernos y “guay” del lugar, añadían licores de importación a sus cocteles, un esnobismo para dárselas de interesantes, y “mira como molo” pero la gente que no quería el GIN tonic con un manojo de hiervas y pepitas flotando, pedía un coctel “a la manera de siempre” y de esta expresión deriva su nombre, el cual ha bautizado incluso al vaso en el que se sirve, un vaso tipo whisky o de roca que se dice en España, con el borde ancho y fondo grueso que permita machacar los ingredientes en el fondo.

Los libros de coctelería sitúan el origen en el Pendennis Club de la ciudad de Louisville en Kentucky, de donde es coctel oficial y donde cada año celebran la Old Fashioned Fortningt coincidiendo con el 14 de junio día nacional del Bourbon. Su salto a la fama se produjo en el Waldorf Astoria de Nueva York, gracias a un destilador de bourbon llamados James E. Pepper y donde encontramos la primera receta conocida del combinado.

Series como la anteriormente mencionada, Mad Men le dieron nueva fama mundial, permitiendo que una nueva generación de consumidores se acerque y conozca este gran clásico.

A pesar de referirse a una forma clásica de elaborar un coctel, la publicación del libro Modern American Drinks de George J. Kappeler con su receta del “Whiskey Cocktail Old Fashioned”, relacionó ambos conceptos y hoy día pedir un old fashioned es sinónimo de pedirlo con whiskey. La receta clásica se elabora fundamentalmente con bourbon o también con whiskey de centeno (rye whiskey), siempre con un whiskey americano. Con otro whisky podrá esta bueno, pero ojo, no será un old fashioned.

  • 60 ml de bourbon (2 oz)
  • 1 terrón de azúcar o en su defecto una cucharilla colmada
  • 3 golpes de bitter (amargo)
  • 15 ml de agua fría o soda
  • Un twist de naranja
  • Una cereza de marrasquino

La versión oficial de la International Bartenders Association habla de 40 ml de whiskey americano, un terrón de azúcar, dos dashes (pizcas) de angostura y un splash de agua.

Para elaborarlo, en primer lugar ponemos el azúcar en el vaso y le añadimos el amargo y el agua. El amargo más popular y que conocerás es el Amargo de Angostura. Si tenemos un muddler (mano de mortero) lo majamos todo bien hasta que este disuelto el azúcar, o si no, nos ayudamos con una cucharilla. Como alternativa podemos usar sirope simple (una parte de azúcar y una de agua) añadiendo una cuchara en vez del agua y el terrón, de tal forma que aseguramos que el azúcar este completamente disuelto.  Una vez integrado añadimos dos piedras de hielo, grandes, de 5 cm mínimo. Añadimos el bourbon y terminamos con el twits de naranja y la cereza de marrasquino. Ojo no confundir con cerezas el almíbar, que no tiene que ver. Yo es cierto que en mi versión casera he cambiado alguna cosa. Lo primero a falta de Angostura u otra marca, utilice un licor de bitter que tenia en casa, en este caso Campari. No es lo mismo, lo se, ya que el Campari es un aperitivo amargo con alcohol (28.5º), y la Angostura (44.7º) es más bien un condimento, pero en mi caso me sirvió de sustituto para darle el toque de amargor que requiere. Para que os hagáis una idea, el Campari con azúcar recuerda mucho al famoso bitter Kas, que no deja de ser lo mismo, (salvando la gran distancia) pero sin alcohol. Tampoco tenia cerezas de marrasquino, con lo que utilice una cereza en almíbar. Tampoco es igual, pero bueno, para estar en casa cubre la papeleta. Como bourbon utilice Jim Bean.

Si te gusta el bourbon te gustara este coctel. No es muy fuerte, y combina muy bien el dulzor con el amargor, permitiendo disfrutar y distinguir el buen sabor del bourbon.

Coctelería en estado puro, sin ingredientes exóticos ni copas recargadas. En la sencillez esta el gusto.

Aquí un maestro preparándose un par en la famosa serie Mad Men


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s